La mejor sociedad

Fuente: http://blog.afisa.com/conoce-panama/panama/

Germán a. Méndez p. (Docente y Consultor)

He estado viendo como hemos cambiado como sociedad en Panamá, y nuestra manera de vivir ha dado un giro y no precisamente para bien.

Las generaciones (en Panamá) las separo en: antes de la invasión y después de la invasión (entiéndase por invasión, la intervención que realizó en diciembre de 1989 el ejercito de Estados Unidos de Norteamérica con el pretexto de capturar al General Manuel A. Noriega).  

No es la intención de promover izquierdas, derechas, dictaduras, democracias, ni mucho menos estar a favor o en contra de alguna facción política o cualquier otro movimiento tercermundista.

Intento con este artículo que abramos los ojos de las cosas que nos pasan en nuestras narices y que no somos capaces de ver el giro que está dando nuestra sociedad y que ya infectó a toda una generación.

Recuerdo que cuando uno visitaba la antigua Zona del Canal o entraba a las diferente bases militares de los Estados Unidos acantonadas en Panamá, las personas, propios y extraños, ni se les ocurría tirar un papel de basura a la calle, por que  había certeza de que la ley se aplicaría con la sanción pertinente.  Pero es curioso que al traspasar las cercas que marcaban la división entre las bases militares y Panamá, las mismas personas se relajaban y se comportaban de manera opuesta.

Igualmente observo personas del primer mundo (vecinos que tengo por ejemplo) que en sus países serían incapaces de disponer inadecuadamente de la basura, ya que serían sancionados de manera enérgica; pero en nuestro barrio estas personas ni siquiera utilizan las bolsas adecuadas de disposición de desechos y mucho menos siguen las instrucciones de los días apropiados para sacar los desechos.  Tengo amigos que estudiaron en universidades de Estados Unidos, y alegremente, en nuestra ciudad, tiran basura por la ventana de su auto.  Estoy seguro que esa práctica no se lo enseñaron en su universidad.

Mi teoría es que este comportamiento es por que la sanción o castigo al no cumplir la ley no se impone de manera contundente y enérgica.

Por ejemplo en Singapur (que algunos en Panamá les encanta compararse con ese país) ni siquiera es permitido consumir goma de mascar, el incumplir una ley de tránsito o hacer uso indebido del erario público son severas, las sanciones van desde latigazos, cárcel y hasta pena de muerte para que el se dedique al narcotráfico.  La diferencia con nuestra sociedad es que allá si hay la certeza del castigo al que viole las normas y la ley.

Al principio decía que separo las generaciones en antes de la invasión y después de la invasión por lo siguiente: escuchaba un prestigioso programa de radio en donde uno de los panelista decía y cito “las instituciones eran más fuerte en la época militar”.  Y se referían específicamente al cumplimiento de la ley. Recuerdo que el Departamento de Tránsito era respetado, la Guardia Nacional era temida por los malhechores, había un orden y los ciudadanos se comportaban de manera ordenada. nini´s (ni trabajan ni estudian) y nono´s (no quieren trabajar y no quieren estudiar) no existían, el que quería ser maleante, no le iba bien. No estoy defendiendo ni argumentando de militares y no militares, sólo exponiendo lo que pasaba antes de la invasión.

Fuente: http://tucomunidad.com.pa/2015/12/un-dia-de-reflexion-nacionaluna-invasion-y-dos-miradas/

Después de la invasión, vino un relajamiento, surgen nini´s y nono´s, los maleantes se vuelven populares y aparecen los racatacas, chacales (bandas delictivas) y no se que otros, en donde todo hay que dárselos. La Policía Nacional y la autoridad se ven inmersos en un irrespeto de parte de los ciudadanos.  Los valores son los reguetoneros, los mal llamados Dj´s, tumbadores, es mejor ser pavo de bus que ir a la escuela, mejor explotar las rutas piratas de buses, los taxistas protestan porque quieren el control de transporte selectivo que es pésimo y así enumerar muchas actividades no adecuadas.

Nos ha invadido mano de obra extranjera, ya que los panameños no quieren trabajar, mucho menos educarse y dar una buena atención en todo sentido.  

Todo esto lo atribuyo a que no hay certeza del castigo, y en consecuencia la sanción para lo infractores no es garantizada; y las autoridades no se ganan el respeto de los ciudadanos.

Pero aquí no se vale quejarse, ya que debemos tener el control y resolver los problemas por nuestra cuenta (por supuesto apegados a la ley).  Mira tu micro entorno y comencemos a tener el control.  Si otros tiran basura a la calle yo recojo la que esta en frente de mi casa, si otro hace una infracción de tránsito yo tomo la ruta adecuada, si otro se cuela en una fila yo formo fila adecuadamente, si otro habla de manera inadecuada yo hablo de manera adecuada.

La otra solución es que venga algún loco, se tome el país, haga una limpieza social, someta a la ciudadanos a un estado de terror (para los que incumplen) viole derechos humanos y todo se arregle, sino lean como Singapur salió de la pobreza.

Sólo tenemos que escoger.

Panamá está entrando en una segunda generación (post invasión) que no pinta de lo mejor, y vendrá el sentido común y reajuste, o nos reajustará algún ultra derecha o ultra izquierda.  

Tenemos ejemplos muy claros: Venezuela, Bolivia y Nicaragua en la izquierda;  Estados Unidos de América, Brazil, Argentina en la ultra derecha; en donde se ha demostrados que ambos extremos ideológicos no  son los más adecuados para regir un país.

Escojamos el camino adecuado como sociedad  y seamos autores de mejores días para todos!

Ediciones Anteriores – La Marea de Hoy


There are no reviews yet. Be the first one to write one.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Please wait...

Suscribase a nuestro newsletter

Para ser notificado de articulos interesantes, puede ingresar su correo electrónico.
error: Content is protected !!